0

La calificación de los hechos acaecidos en Alsasua contra miembros de la Guardia Civil como “terrorismo”, tiene unas consecuencias que desgraciadamente no llevarán a todos los que debieran ante los tribunales. Todas las manifestaciones y declaraciones en favor de los agresores, hoy terroristas, son actos delictivos de enaltecimiento del terrorismo. Actos de enaltecimiento del terrorismo que hoy, incluso desde el gobierno vasco, no se avergüenzan en proclamar públicamente.

Fuerza Nacional apoya tradicionalmente al cuerpo de la Benemérita y exige la prisión incondicional para todos aquellos que irrumpen con violencia contra la unidad de España y contra los cuerpos de seguridad del Estado.

 

Pancarta colocada junto al Ayuntamiento de Alsasua tras las detenciones que se han producido hoy por la agresión a dos agentes de la Guardia Civil el pasado 15 de octubre. EFE

EFE.- La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha ordenado el ingreso en prisión incondicional y sin fianza por un delito de terrorismo para 6 de los 8 detenidos esta mañana como partícipes directos en la agresión a dos guardia civiles y sus parejas el pasado 15 de octubre en Alsasua (Navarra).

La juez ha adoptado esta decisión a petición del fiscal José Perals, que acusa a los seis de un delito de terrorismo en aplicación del artículo 573 bis.1 cuarto, consistente en “provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella”, han informado a Efe fuentes jurídicas.

Los seis que van a prisión son Jokin Unamuno, Iñaki Abad, Oihan Arnanz, Julen Goicoechea, Jon Ander Cob y Aratz Urrizola.

Las dos mujeres detenidas junto a ellos, Edurne Martínez Arrese y Ainara Urquijo, han quedado en libertad provisional con comparecencias dos días a la semana y prohibición de salida del territorio al no haber participado en las agresiones físicas.

La juez ha citado para el próximo miércoles a otras dos personas relacionadas con estos hechos que se han presentado voluntariamente, Adur Ramírez y Aritz Urdangarin, y ese mismo día celebrará ruedas de reconocimiento.

Los ocho detenidos han sido trasladados poco antes de las seis de la tarde a la Audiencia Nacional tras ser detenidos esta mañana en la operación Ausiki, en varias localidades, entre ellas Pamplona y Alsasua (Navarra), Salvatierra y Vitoria (Álava) y Madrid.

Formarían parte, según un auto de la pasada semana de la juez Lamela, del llamado “Movimiento OSPA”, que dinamiza la campaña de la izquierda abertzale “Alde Hemendik” (Fuera de Aquí) contra el instituto armado y la Policía Foral.

Según ese auto, Jokin Unamuno sería uno de los principales “promotores” del movimiento “Ospa Mugimendua” en Alsasua, “en el que estarían integrados el resto de investigados”

Todos ellos, según ha recordado el Ministerio del Interior en un comunicado, formarían parte de un grupo de 40 a 50 personas que, en la madrugada del 15 de octubre, agredieron a los agentes y sus compañeras sentimentales en las inmediaciones del bar Koxka de Alsasua tras haberles insultado y amenazado.

Uno de los agentes tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por las lesiones sufridas en una pierna y en la cara, mientras que el otro guardia civil y las parejas de ambos presentaban lesiones, magulladuras y hematomas.

Inicialmente, se detuvo a dos personas por un delito de lesiones y atentado contra la autoridad por su participación en la agresión.

Después, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) presentó una denuncia por un posible delito de terrorismo ante la Audiencia Nacional y el Juzgado Central de Instrucción número 3, el que dirige Lamela, ordenó la práctica de diligencias, entre ellas que la Guardia Civil elaborase con carácter urgente un informe en relación a los hechos.

Según la juez, las agresiones “se enmarcan en la dinámica permanente Alde Hemendik (Que se vayan) creada por ETA y las ilegalizadas KAS-EKIN para exigir la retirada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y del Ejército del País Vasco y de Navarra”.

En el caso de Alsasua, esa dinámica se desarrolla bajo la denominación de “Ospa Mugimendua” (“Movimiento Ospa”), puesta en marcha el 3 de septiembre de 2011 con un acto denominado el “Discurso del Rey”.

Interior subraya que la operación de hoy es “una muestra del firme compromiso de la Guardia Civil para mantener los principios del estado de derecho y un claro ejemplo de que los autores de cualquier acción criminal serán investigados hasta ser puestos a disposición judicial”.